Make your own free website on Tripod.com

Home

PUBLICACIONES | Deseo Pertenecer a la Legión | Páginas Recomendadas | LA MENSAJERA | LA LEGION DE ALMAS PEQUEÑAS | PRIMERA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | SEGUNDA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | TERCERA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | CUARTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | QUINTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | SEXTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | SEPTIMA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | OCTAVA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | NOVENA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | UNDECIMA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DOCEAVA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | TRECEAVA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMOCUARTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMOQUINTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMOSEXTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMO SEPTIMA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMO OCTAVA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMO NOVENA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | VIGESIMA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA
Cartas Circulares de Margarita a los Responsables y Almas Pequeñas del mundo
NOVENA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA

A LA LEGION EN EL MUNDO

VAYAMOS AL PADRE SIGUIENDO AL SANTO PADRE

Mis queridas Pequeñas Almas:
Vosotras, mis queridas almas pequeñas, que habéis nacido del Amor Misericordioso y del pequeño nada que soy, ¡cuánto os quiero y cuánto necesito vuestras oraciones para sostenerme en la lucha a favor vuestro!
Cuántas responsabilidades y sacrificios conlleva mi misión. Dios lo sabe. Cueste lo que cueste, yo debo obedecer la Santa Voluntad del Señor, manifestada por mis superiores. Acepto los consejos que recibo, pues, para mí la obediencia no es palabra vana. ¿No obedeció el mismo Jesús a sus criaturas?
En la Iglesia, nuestra Madre, ¿Cuántas pequeñas almas somos?.¿Un millón?, ¿Quizás dos? y debo muy humilde, pero firmemente, evangelizar ese grupo de amor que Dios me confía a través del mundo. Tengo que ayudar a los perseguidos, animarlos. Jesús pide almas generosas en una sociedad que ya no lo conoce.
En las almas, la sed y el hambre de amar, son el sexo, el dinero contaminado, que no sirve más que para aumentar la corrupción. Sin embargo, hijitos míos, no podemos ignorar las obras corredentoras, que Jesús hace nacer un poco por doquier. Sabemos todos, que Nuestro Señor es Amor y Misericordia ¡El es el Salvador!

Quisiera pediros, hijos míos, os entreguéis enteramente a este Amor Salvador. No temáis enseñar al mundo cómo las Almas Pequeñas saben amar y respetar a su Creador. Hablando al respecto, el sitio de honor en vuestra vida debe ser para la Santa Eucaristía. Os pido en nombre de Dios, respetad a Jesús-Hostia. Que todo vuestro ser sea amor y respeto, olvido de vosotros mismos cuando El viene a vuestro Corazón: Jesús quiere corazones amantes, corazones inocentes del mal, pues nada le hace sufrir más que cuando se le recibe con descuido y falta de respeto que le debemos. No cesaré jamás de predicar a todos el Amor Misericordioso, el respeto total de nuestro corazón cuando recibe a Jesús. No cesaré jamas de deciros que no dejéis pasar al Amor sin agarrarse a El con todas vuestras fuerzas.
La felicidad aquí abajo-¿se puede todavía emplear esa palabra?- es el Amor. Vosotros, hijos de este Amor, que me leéis, sabed ver en mi corazón anonadado, cuánto os amo y cuánto tiemblo por algunos de vosotros que se dicen cristianos y actúan como enemigos de la Iglesia, martirizándola en la augusta persona de nuestro Bienamado Papa, Juan Pablo II.
Seguidme, hijos míos,voy a Dios siguiendo al Santo Padre. Una muchedumbre numerosa, montañas de corazones, es lo que ofrecéis al Buen Dios amando a su Servidor y rezando por él. Juntos, por pequeños que seamos, podemos ser unos pequeños David para derrumbar el monstruo del orgullo que quiere destruir, por odio, a los que obedecéis a la ley divina.
Si supiérais cuán amados sóis. Dad a Jesús cada día un tiempo de amor, por corto que sea, pero ferviente, y que durante vuestras jornadas las palabras "JESUS, MARIA, OS AMO ", sea vuestra oración más hermosa.

Quisiera veros, apretados sobre mi corazón que está lleno de amor por cada uno de vosotros. No hace falta decir que el demonio intentará por todos los medios, cambiarse en ángel de luz, antes de ser arrojado al abismo. Pero si somos sumisos a nuestros guías espirituales, a nuestro querido Juan Pablo II, nos será fácil, os lo aseguro, discernir bajo las apariencias engañosas del enemigo de las almas, un punto débil que todos reconoceremos.
Alejaos del mal, haced el bien, amaros los unos a los otros. Sed fuerza de Dios en marcha para salvar al mundo. En vuestra miseria, desgracias, pecados, manteneros confiados y serenos. No temáis. Venid a El, pues os ama, a pesar de todo y os dice suavemente: "Hijitos míos, venid a mí, os recibiré con vuestras miserias sobre mi Corazón de Padre".

Margarita.-





********************000o000*************************