Make your own free website on Tripod.com

Home

PUBLICACIONES | Deseo Pertenecer a la Legión | Páginas Recomendadas | LA MENSAJERA | LA LEGION DE ALMAS PEQUEÑAS | PRIMERA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | SEGUNDA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | TERCERA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | CUARTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | QUINTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | SEXTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | SEPTIMA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | OCTAVA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | NOVENA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | UNDECIMA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DOCEAVA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | TRECEAVA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMOCUARTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMOQUINTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMOSEXTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMO SEPTIMA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMO OCTAVA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMO NOVENA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | VIGESIMA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA
Cartas Circulares de Margarita a los Responsables y Almas Pequeñas del mundo
SEGUNDA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA

A LA LEGION EN EL MUNDO

A Uds. Reverendos Padres y a Uds. queridos responsables:
En esta segunda carta circular, quiero participarles de un texto significativo del 2do. Volumen del Mensaje del Amor Misericordioso a las Pequeñas Almas. Escribí este texto en la Oración del 16 de Abril de 1978:"Yo trato de expresarles, en algunas palabras, toda la gratitud de Jesús y mía, por saberlas unidas así en su nombre. ¡Saben Uds. Que Jesús también sabe decir gracias!
Esa pequeña palabra es una lección de amor incitándonos a todos al reconocimento por todos los beneficios recibidos de su Amor Misericordiosos y al reconocimiento a todos nuestros hermanos, no importa quienes sean tanto si nos quieren bien o mal.
Queridas Pequeñas Almas, ¿no es verdad que para nosotros, los hijos del Señor, todo es gracia? Dar y no rehusar nada Al que nos da la misión , a fuerza de amor, de salvar nuestro pobre mundo en confusión, Jesús dijo: "Mete tus pasos en mis pasos" hagamos lo que El nos pide; sigámosle por todas parte donde El quiera llevarnos. Yo quiero que Uds. sepan que estoy en medio de Uds. en pensamiento y de corazón, con Aquél del cual no me separo nunca. Cada Pequeña Alma me es muy querida, así ya os he escrito, os invito a una gran caridad los unos por los otros. La Caridad es el Amor.
Una verdadera Alma Pequeñas debe esforzarse en ser humilde y dulce, a imagen del Salvador que nos ha amado tanto.
Es preciso, es necesario, que cada uno de entre Uds. se sienta Iglesia afirmando a pleno día su fe y su fidelidad al Santo Padre y a la Jerarquía. Uds. no pueden desviarse, bajo ningún pretexto de esta línea de conducta. ¿La Iglesia? Es Jesucristo...no lo olvidemos nunca y que nada nos separe de Ella, nuestra Madre Iglesia sufre en los miembros que la componen. A nosotros nos toca consolarla por nuestro fervor y nuestra fidelidad.
Amemos la Iglesia con un amor ardiente y generoso, tanto en el fervor como en la aridez. Algunos sacerdotes han perdido el sentido de su vocación. Ellos han olvidado que son sacerdotes por la eternidad, que no pueden pertenecer al mundo, porque voluntariamente se entregaron a Dios para siempre. Sin embargo, no juzguemos nunca a esos sacerdote.

Tomémoslos en nuestro corazón de Pequeñas Almas e imploremos a la Misericordia infinita que les devuelva la luz en la Verdad del Amor Divino, que les pide con tanta insistencia no mezclarse con el mundo tan peligroso donde vivimos actualmente, sino socorrerlos, por el ejemplo de toda una vida entregada y extraída del Corazón de su Dios.
Los sacerdotes tienen por misión dar almas a Dios, no perderlas, porque para Jesús un alma perdida es un gran sufrimiento que se traduce en su fuerza mística, la Iglesia.
Nuestro amor debe ser- y no siempre es fácil- un amor que da y no pide nada, don y abandono, pero tamién acción hacia los pobres y los desamparados. Los más pobres en amor. Ellos tienen hambre insensible quizás para muchos, pero este hambre se manifiesta, sin embargo, en el comportamiento de cada uno de ellos.
Yo tengo por misión exterior, recordarles las palabras de Jesús, lo que El desea de sus hijos. Por Pequeña y pobre que soy, El quiere llegar a todos sus hijos de la tierra, de ahí la necesidad para mí de establecer un contacto permanente con Uds. mis queridos hijos, ahí donde Uds. estén; ahí donde Dios les ha sembrado, estoy con Uds. y con Jesús y María
Según la nueva Evangelización, que el Santo Padre desea y anima vivamente, debemos modelar, unificar, nuestra querida Legión, reunir a todos los pequeños soldados de Cristo, para hacer nacer una Comunidad espiritual, universal de sacerdotes y laicos, todos ofrecidos al Amor Misericordioso. Un movimiento poderoso, llegando a ser capaz con Jesús, de combatir eficazmente el error, la impiedad,el vicio y la corrupción.
Dios nos pide a todos y a cada uno intervenir para vencer el mal del cual sufre nuestro mundo. No es utopía, ni un sueño, no, es un deseo del Señor que yo les transmito.
La oración, el rezo del Rosario no exluye la lucha de protestar de todo lo que está mal. La caridad exige mucha comprensión, pero el Amor exige en ella el buen combate. Es la conquista de las almas que Jesús nos destina. Eso presupone mucho esfuerzo, péro las verdaderas Pequeñas Almas están dispuestas. ¡Jesús y María son su escudo!
Misión de amor, hagan conocer el Mensaje de la Misericordia, ampliar su propaganda alrededor de Uds., mis pequeños hijos, el Mensaje tiene riquezas insospechables, bebed en ese tesoro de gracias.

Formad Islotes de Santidad, sean dentro de ellos el corazón y el espíritu. Entréguense sin medida Al que os llama.
Jesús dijo el 15/02/69 en el Mensaje:"Sed Yo, sígueme, Yo soy tú". Por eso, El nos identifica con El. Por eso, seremos el consuelo de un gran número y la sonrisa de María reemplazará sus lágrimas, porque nosotros habremos sabido amar y hacer amar al Amor alrededor nuestro.
En otra carta circular, meditaremos sobre el término "Comunidad Espiritual", que es necesario sobre todo comprender como "Movimiento Internacional" de oraciones y de Amor, cuyo centro está y permanecerá en "Chevremont", por la voluntad de Dios.
Rogad por vuestra "pequeña mamá" que os acoge en su corazón y os ofrece a su Jesús por su Madre.

¡Seamos unidos, seamos unidos! Permanezcamos en contacto, ¡ahí está nuestra fuerza!

...........................ooo000ooo............................