Make your own free website on Tripod.com

Home

PUBLICACIONES | Deseo Pertenecer a la Legión | Páginas Recomendadas | LA MENSAJERA | LA LEGION DE ALMAS PEQUEÑAS | PRIMERA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | SEGUNDA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | TERCERA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | CUARTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | QUINTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | SEXTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | SEPTIMA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | OCTAVA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | NOVENA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | UNDECIMA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DOCEAVA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | TRECEAVA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMOCUARTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMOQUINTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMOSEXTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMO SEPTIMA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMO OCTAVA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMO NOVENA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | VIGESIMA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA
Cartas Circulares de Margarita a los Responsables y Almas Pequeñas del mundo
CUARTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA

A LA LEGION EN EL MUNDO

EL BUEN COMBATE

A todas las pequeñas almas:
Me ha sido imposible, vistas mis limitaciones, de responder a todas las cartas recibidas de todas partes con motivo del comienzo de año. Estoy tan apenada por eso, pero deseo que todas las Pequeñas Almas, tan queridas del Corazón de Jesús, sepan que por cada una de ellas el Señor ha puesto en mi corazón una inmensa ternura y un vivo deseo de darme cada día más a su Obra de Amor. No es mi Obra, es la Suya.
Exhorto a todas las Pequeñas Almas del Amor Misericordioso a una gran caridad las unas para las otras. La caridad es el Amor. Es necesario que todos reconozcan en ellas el Espíritu de amor que las anima.
Una verdadera Alma Pequeña debe esforzarse para ser humilde y dulce a la imagen del Salvador que nos ha amado tanto. Cada Alma Pequeña debe sentirse Iglesia, afirmando su fe y su fidelidad al Santo Padre, a la jerarquía, sea lo que sea que se diga o que se haga. Ella no se puede desviar bajo ningún pretexto de esta línea de conducta. La Iglesia es Jesucristo, y nada puede separar de ella a un Alma Pequeña.
Fidelidad, caridad, que cada una se sienta responsable en diferentes grados en nuestra gran familia y corresponda a la gracia a que las invita en la paz, la alegría y el amor, a través de todos los sufrimientos que son inherentes a toda vida humana, a toda fidelidad ejemplar. Miremos vivir a Jesús en nosotros y alrededor de nosotros. Que nuestro comportamiento no añada nunca una espina a la corona de Jesús Crucificado.
La Santa Iglesia es nuestra Madre. Amémosla con un amor ferviente y de voluntad. Comprendamos, Almas Pequeñas, que el amor verdadero no es únicamente de sensibilidad, sino sobre todo de voluntad. Es el único verdadero, aquel que da y no pide otra cosa que cumplir la Santa Voluntad de Dios, sea cual sea. También y, sobretodo, cuando ella nos duele. Es el Mérito de la Pequeña Alma aceptarla generosamente y es la prueba de su amor a Dios.
Sean elementos de paz y no de discordia. Respondan la ofensa con un silencio orante y amante. Sean los pequeños del Señor y que Aquel, como un buen Pdre, se sienta orgulloso de sus hijos. Sin embargo, no olviden jamás que sin El no pueden hacer nada. No puede haber en ustedes términos medios. Es todo o es nada.

Sé que la vida, tu vida, es una lucha contínua contra nuestra pobre naturaleza humana que, lamentablemente, no puede más que quejarse. Se debe combatir. No se puede ser un Alma Pequeña cuando uno se duerme en su "yo" egoísta. Es necesario sobrepasarse para encontrar a los otros, para adquirir el sentido de los demás y amarlos como Dios nos ama.
He aquí, muy queridas Almas Pequeñas, lo que quería decirles al empezar el año nuevo. Que este año sea para ustedes un período de gracias y de luz en la paz y la alegría de Cristo Jesús y en el Corazón Inmaculado de nuestra Madre del Cielo.
Estoy consciente y espero con todo mi corazón que cada Pequeña Alma comprenderán que la Legión no puede vivir sino es en la oración, en el sacrificio de sus hijos, como también en una total fidelidad- insisto muchísimo en esto- al Santo Padre y a la Santa Iglesia.
Es en la paz que Dios nos llama. Respondemos con generosidad a este llamado a través de todas las pruebas que podemos encontrar en nuestro camino al Cielo nuestra patria.


Margarita




***********************ooo0ooo*************************