Make your own free website on Tripod.com

Home

PUBLICACIONES | Deseo Pertenecer a la Legión | Páginas Recomendadas | LA MENSAJERA | LA LEGION DE ALMAS PEQUEÑAS | PRIMERA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | SEGUNDA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | TERCERA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | CUARTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | QUINTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | SEXTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | SEPTIMA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | OCTAVA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | NOVENA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | UNDECIMA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DOCEAVA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | TRECEAVA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMOCUARTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMOQUINTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMOSEXTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMO SEPTIMA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMO OCTAVA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMO NOVENA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | VIGESIMA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA
Cartas Circulares de Margarita a los Responsables y Almas Pequeñas del mundo
QUINTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA

A LA LEGION EN EL MUNDO

COMO LOGRAR LA ALEGRIA EN LA OBEDIENCIA

Mis queridas Almas Pequeñas:
En mi cuarta carta circular os hablé del buen combate que se vive especialmente en el fondo de los corazones. Hoy, os hablaré gustosamnete de la virtud de la obediencia.El ejemplo y ¡qué ejemplo! dado por el mismo Nuestro Señor Jesucristo. Desde su más tierna infancia y durante más de treinta años. El, el Hombre-Dios, obedeció a sus criaturas. Y El era Dios, que en sus Mandamientos nos dice honrar a nuestros Superiores. En nuestros días encontramos a un buen número de litigiosos que ya no recuerdan los 10 Mandamientos. Si amamos a Dios, cumplimos sus Mandamientos. Es necesario dar testimonio de nuestra fe. Si nosotros queremos vencer el espíritu mundano, es indispensable vivir en la Verdad. Dios es la Verdad y es el Amor. Y el Amor se prueba particularmente por la obediencia al Magisterio de la Iglesia. Las Pequeñas Almas están marcadas por el signo de la obediencia de lo contrario, ellas, con seguridad, perderían todo derecho a ser llamadas !Pequeñas Almas".

Hijos míos, llamo vuestra atención sobre el grave problema de la desobediencia al Santo Padre y a los Obispos unidos a El, también es muy importante ofrecer oraciones y sacrificios por Nuestra Madre Iglesia, agitada por los remolinos de las réplicas de los que todavía osan considerarse hijos e hijas de la Iglesia.
No se trata aquí, de entrar en discusiones estériles, la mayor parte del tiempo, sólo la oración confiada puede cambiar los corazones El que no obedece a sus Superiores, quien los contradice no puede producir buenos frutos en su apostolado, pues sólo sigue su propia idea, sin ponerse bajo el soplo del Espíritu Santo. Cuando el que, en despecho de todo prejuicio personal, permanece en la obediencia trabajando sin espíritu de contradicción, pero con amor a la misión a la cual el es llamado, para que el Amor sea mejor amado, éste, el Señor lo purifica por el deseo de estar mejor a su servicio y El bendice su apostolado, haciéndolo cada vez más fecundo.

El mundo tiene necesidad de sacerdotes santos. Qué responsabilidad para los que de entre ellos, se mezclan con el mundo moderno y se casan con las necedades, pues entonces ellos son culpables de la pérdida de las almas que les estaban confiadas y que tienen tal hambre de lo espiritual que bien dificilmente se encuentra en nuestros días.
Sí, el pueblo de Dios tiene hambre y sed de su Dios que no ha alcanzado por la inquietud que tienen ciertos sacerdotes de gustar el mundo. Tenemos hambre y sed de Dios. Dios, cuyo Nombre uno no se atreve a pronunciar, pero que se quebrantan con tanta inconsciencia sus Mandamientos.
Las Pequeñas Almas están conscientes de la universalidad de sus oraciones oblativas a través del mundo. Ellas son, por su pertenencia a Dios, fieles al Evangelio bien vivido, y pueden con alegría entrar en el goce de su Maestro en Amor y Misericordia.

Mis pequeños hijos, oremos para que el espíritu de división sea expulsado del corazón de los que ya no saben obedecer. Permanezcamos humildes, pequeños hijos, confiados y serenos entre los Brazos de Nuestro Salvador que nos ama tanto y en el Corazón Maternal de nuestra Dulce Madre que a veces, y aún sin darnos cuenta, la hacemos llorar tanto.
Que Jesús, Maestro y Señor: Haz descubrir en la irradiación de Tu gracia a todos tus sacerdotes ¡ese porqué!. El los ha llamado a sembrar en su Viña, y que El conceda a todos los crisianos,convencidos la alegría de obedecer.

Su pequeña mamá.

Margarita.-




*********************ooo0ooo*************************