Make your own free website on Tripod.com

Home

PUBLICACIONES | Deseo Pertenecer a la Legión | Páginas Recomendadas | LA MENSAJERA | LA LEGION DE ALMAS PEQUEÑAS | PRIMERA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | SEGUNDA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | TERCERA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | CUARTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | QUINTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | SEXTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | SEPTIMA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | OCTAVA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | NOVENA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | UNDECIMA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DOCEAVA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | TRECEAVA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMOCUARTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMOQUINTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMOSEXTA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMO SEPTIMA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMO OCTAVA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | DECIMO NOVENA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA | VIGESIMA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA
Cartas Circulares de Margarita a los Responsables y Almas Pequeñas del mundo
OCTAVA CARTA CIRCULAR DE MARGARITA

A LA LEGION EN EL MUNDO

Mis queridas Almas Pequeñas:
Me uno en pesamiento y de corazón con ustedes en la oración. Ruego al Espíritu de la Verdad y del Amor que guíe mi mano y mi corazón. No podría soportar el saber que mis palabras provienen de lo que soy, un pequeño nada. También tomo en mi, todo el Amor del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, para ser tan verdadera como sea posible, tan verdadera como me ha sido dado ser, en la especificidad de esta Obra de Amor que da vuelta al mundo sin ningún mérito de mi parte, sino que creada y fundada por nuestro Señor Jesucristo.
Estoy, en estos momentos, en comunión profunda de Alma y Corazón con ustedes, a quienes Jesús me enseñó a amar con su Amor Misericordioso. Siento, además de la alegría, por el don recibido, una inmensa tristeza. Un día, Monseñor Van Zuylen, mi Obispo, me recomendó que cuidara la especificidad de la Legión y del Mensaje. Esta especificidad que compromete a cada uno de nosotros en un amor inédito. Nuestra Obra no se compara con ninguna otra buena obra, por loable que sea pues pienso en las palabras de Jesús: "Las Pequeñas Almas Pueden salvar el mundo".
¡El mundo tiene, entonces, una necesidad urgente de ser salvado! Jesús agregó:"Hay que ir contra la corriente". Ahora les pregunto a todas las Pequeñas Almas que ya sobrepasan el millón en el mundo:¿Vamos realmente contra la corriente del mundo para salvarlo o somos una especificidad aislada en esta tierra, sin otro recurso que seguir la corriente?

Lo importante para mí, desde siempre, es la obediencia en el amor, es la confianza de que el Señor conduce su Obra con la ayuda de sus más pequeños. "Si no cambian y vuelven a ser como niños, no entrarán en el Reino de los Cielos". Siempre debemos tomar muy en cuenta estas palabras de Jesús. Sabemos muy bien hijitos míos, que estaremos y deberemos estar sometidos al más fuerte. Muchos de mis pensamientos quisieran alcanzaros a todos y a cada uno de vosotros, tan cerca y tan lejos de vuestra madrecita, hasta los confines del mundo. Quiero decirles, desde el fondo de mi corazón, que vivan vuestro estado de pequeñas almas, que a menudo implica renuncias y sacrificios. Es el precio que hay que pagar por hacer de nosotros Pequeños Corredentores
Nos es totalmente necesario salir de nosotros mismos y tratar de comprender hasta donde va nuestra especificidad. Puedo decir, muy humildemente, que hay en la Orden de nuestra Legión, almas que son pequeñas sólo en la imaginación. Ustedes saben muy bien, hijitos míos, cuánto cuesta a nuestra naturaleza humana ser verdaderamente Pequeñas Almas.

Lo que debemos vencer en nosotros es el respeto humano que nos impide a menudo que seamos nosotros mismos. Ser pequeña Alma es vivir la elección de Dios para nuestras almas, no a nuestra manera, sino más bien como El lo quiere. Es hacer a menudo un buen examen de conciencia que nos muestre lo que debemos combatir en nosotros, es también, y sobretodo, amar en espíritu y en verdad en el respeto profundo de todo nuestro ser, a la voluntad de Dios.
Es ser ejemplo, es recibir el Cuerpo Adorable del Salvador con amor y respeto, conscientes de nuestra indignidad frente a la Majestad de la Omnipotencia de Aquél que viene a nosotros con todo su Amor y la Eminencia de lo que El es:¡AMOR!
Queridas Almas pequeñas, en esta oración meditada les hablo con franqueza, pues mi alma sufre cruelmente por la falta de respeto en la recepción del Don de Dios a la humanidad en la Santa Eucaristía.
Pero, lo que más me hace sufrir, es constatar que hay entre ustedes, pequeños míos, hijos indisciplinados que no han entendido que Dios nos llama en forma especial para formar la Legión, la que a su vez está llamada a jugar un papel importante cuando sea la venida gloriosa de nuestro tan Dulce Salvador.
Esa es nuestra especificidad. Yo no he hecho nada, no he podido nada. Igualmente, a ustedes a quienes yo amo, Dios pide vuestro "Sí" a su acción. Pero, antes de aceptar, comprendan que este "Sí" se volverá parte activa de la Vida de Jesús.
He dejado traslucir en este texto toda la Ternura de Dios

por nuestras almas. El les pide la Santa Humildad, nada por ustedes mismos, todo por el Espíritu que los guía. Ser pequeño es encontrar la gracia ante Dios, pues El ama especialmente a los más pequeños. Cuando vino al mundo, Jesús eligió a los más pobres, a los más ignorantes, y a ello reveló sus secretos. ¡Qué gracia la de sentirse pequeños en la mano del Señor!
¡Amen, hijos míos, no teman! Es la lección específica que les da hoy vuestro Dios por medio de vuestra madrecita.

Margarita.-




******************ooo0ooo***************************